Historia del Colegio Claretiano de Trujillo

Reseña Histórica

L a blahP. Daniel Odoma Igono, CMF historia del Colegio Claretiano de Trujillo empieza en el año 1957, cuando por acuerdo mutuo entre el Gobierno General de la Congregación de Misioneros Claretianos y el Arzobispado de la ciudad, se decide dejar la conducción del colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo, cuya administración la tenía hasta ese año la Congregación. Fue entonces que la comunidad trujillana, representada por ex alumnos seminaristas y padres de familia, en coordinación con autoridades de la Congregación, gestan la idea de continuar la “gran obra” Claretiana en un local propio.

Con esta firme idea se adquiere el terreno de 30 000 m2 perteneciente al fundo La Encalada, en la zona oeste de la ciudad donde, el 20 de julio de 1958, en una ceremonia especial, se coloca y bendice la primera piedra del futuro Colegio Claretiano.

Posteriormente, el 23 de octubre de 1958, reunidos en el Salón General del Colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo, en sesión extraordinaria presidida por el R.P. Ángel María Tanyá y Sala CMF, Vice Provincial de Perú y Bolivia y con la presencia de los Padres Claretianos: Valentín Villalba Pascual, Rector del Seminario, Juan José Arbilla Mendizábal, Epifanio Cenoz, Óscar Vilcarromero, Jesús Martínez de Antoñana, Florentino Ruiz Baranda, César Castro y Pedro Maya Gonzales, actuando como asesor legal y secretario Ad Hoc el ex alumno seminarista, Dr. César Díaz Lescano, se redactó y firmó el Acta de Fundación del Colegio Claretiano de Trujillo, “para afianzar la presencia de los sacerdotes Claretianos en Trujillo y continuar su eficiente labor educadora en esta noble ciudad”.

El reconocimiento oficial, por el Ministerio de Educación, se hizo mediante RM 2069 del 22 de Febrero de 1960. En este año empieza el funcionamiento del Colegio bajo la Dirección del R.P. Jaime de Gondra Zabala CMF, egresando al finalizar el año la primera Promoción denominada “R.P. Juan José Arbilla Mendizábal CMF”.

En sus inicios el amplio terreno del colegio, sólo tenía construido tres pabellones, que en forma de “U” estaban alrededor del patio principal, en el cual funcionaban también dos canchas de básquetbol. La parte posterior, era afirmada con brea y melaza; después se aplicó asfalto y también servía de campo de fulbito. Aquí se estacionaban los dos ómnibus que contaba el colegio para movilizar a los alumnos desde la ciudad.

En sus inicios, el colegio brindó el servicio de Internado para aquellos estudiantes que venían de lugares lejanos; ellos se quedaban terminada la jornada lectiva del día, que era en dos turnos: en la mañana de 7:40 am a 12 m y en la tarde de 2:00 pm a 5:00 pm, de lunes a viernes y el sábado solo en la mañana, en que regresaban a sus hogares. Hubo también otra forma de internado, los “cuarto internos”, que sólo almorzaban, y por la tarde, luego de las 5:00 pm, se iban a sus casas. El pabellón de internado estaba en el segundo piso, en el cual se encontraban los dormitorios, la sala de estudio, la capilla y el comedor. Aquí brindaron un servicio educativo ejemplar y sacrificado los Padres: Isidro Bernal, Jorge Galindo, Florentino Ruiz, José María Urbiola y Jacinto Ojeda, así como también el Hermano Pedro Maya.

Prontamente se sembró el césped del campo de fútbol y se afirmó su perímetro, dando lugar a la pista de atletismo. En una de las esquinas de este campo se habilitó la poza de salto. Los trabajos de taburetes y gimnasia se realizaban en el patio principal.

En 1965 se inicia la construcción de la piscina gracias al entusiasmo de los Padres Isidro Bernal, Jorge Galindo y Florentino Ruiz. En 1967, concluida la piscina, se tuvo la primera competencia de natación en las Olimpiadas Internas. En 1984 se inaugura el Coliseo del Colegio, con una cancha de madera con sistema machihembrado, tableros levadizos de fibra de vidrio y marcador electrónico importados. Esta obra se realizó gracias al entusiasmo, imaginación y sacrificio de muchos sacerdotes, hermanos religiosos y laicos.

Las instalaciones de los servicios higiénicos han sido constantemente refaccionados, remodelados y reubicados, hasta tener en el presente, uno de los ambientes más modernos y mejor cuidados, que sirven también para educar en el correcto uso y respeto de los lugares comunes del colegio.

Con el paso de los años, se mejoraron las oficinas administrativas y se construyeron otros ambientes educativos como: la Biblioteca, el laboratorio de ciencias, la sala de cómputo, el laboratorio de inglés, los talleres de arte, etc. Para fortalecer la fe y el recogimiento espiritual, el 13 de mayo de 1991 se inauguró la moderna Capilla “San Antonio María Claret”, con hermosos vitrales y un altar mayor de piedra sillar labrada, erigiéndose en la parte superior media la majestuosa imagen del Inmaculado Corazón de María y a los costados las imágenes de Jesús y San Antonio María Claret.

Las huertas, arboledas, sembríos y el enrejado interno de fierro forjado, han dado paso a bellos jardines, pasillos, una gruta y otros campos deportivos. Si bien han cambiado algunos rasgos originales de la infraestructura, para recuerdo y nostalgia, han quedado casi intactos: la entrada principal con su mural, las aulas del primer piso, las mayólicas y el patio principal. El único ambiente que ha mantenido su ubicación inicial es la Sala de Regencia, llamada ahora Oficina de Convivencia Escolar y Disciplina, aunque, por costumbre, se le sigue llamando “Regencia”.

En 1997, mediante R.D. Nº 2800 del 22 de noviembre de 1996, el Colegio Claretiano de Trujillo amplía sus servicios a la coeducación. Desde entonces, el tradicional colegio de varones se convierte en un ambiente acogedor para estudiantes de ambos sexos en los Niveles Educativos de Primaria y Secundaria.

Recogiendo el clamor de muchos padres de familia y considerando la importancia que tiene para los estudiantes la continuidad de su Educación Básica Regular en un mismo centro educativo, se gestionó la apertura del Nivel Inicial la cual se autorizó mediante RD Nº 1359- 2013-GRLL-GGR/GRSE-UGEL Nº 04-TSE del 22 de noviembre de 2013. Es así como, a partir del 3 de marzo del año 2014 empieza a funcionar el Nivel Inicial Claretiano con una población estudiantil de 120 niños y niñas distribuidos en seis secciones, dos para cada grupo etario: tres, cuatro y cinco años. La infraestructura para atender a los niños y niñas de este nivel educativo es moderna y acogedora, contando además con personal docente y auxiliar altamente cualificado.

Estaría incompleta esta reseña histórica si se dejara de mencionar a las personas, religiosos y laicos, que con amor, dedicación y mucho profesionalismo han escrito esta historia con su actuar, signos de evangelización, cada uno con su propia impronta personal:

Sacerdotes Directores:

  • R.P. Jaime de Gondra Zabala (1960-1965), primer Director.
  • R.P. Ángel Garrido Solas (1966- 1972), construyó la primera piscina del Colegio.
  • R.P. Francisco Díaz De las Heras (1973-1976), promovió la acción pastoral en la comunidad.
  • R.P. Pablo González Pascual (1977-1978), quien trató de impregnar a su gestión, el valor de la justicia.
  • R.P. Ángel Garrido Solas (1979- 1987), en cuya gestión se construyó el Coliseo Cerrado, siendo distinguido el Colegio con los Laureles Deportivos. En 1986 se obtuvo el título de Campeones de fútbol escolar a nivel nacional.
  • R.P. Isidro Bernal Martín (1988-1995), promovió la participación de los estudiantes en diferentes eventos y concursos obteniéndose importantes logros; así: Primer puesto en desfile escolar, Campeones a nivel nacional en el concurso “Los que más saben” organizado por RPP, Campeones en Campeonatos ADECORE, etc. Se construyó el pabellón del tercer piso.
  • R.P. Ángel Núñez Ramírez (1996-2004), muy preocupado por la modernización del servicio educativo en el Colegio; se implementó las salas de cómputo con computadoras de última generación, se incorporó en el plan de estudios el área de Formación Empresarial, se organizaron las Ferias Inter- disciplinarias e Inter- institucionales. En infraestructura, se construyó el módulo para talleres de arte.
  • R.P. Víctor Matute Uribe (2005-2007), promovió una educación basada en la exigencia académica y el sano esparcimiento. Se reemplazó la primera piscina por una moderna piscina semi- olímpica con su patera, techadas, y con un sistema de recirculación para la purificación del agua. Se renovó el mobiliario escolar para todas las aulas.
  • R.P. Eleuterio Pineda Mosquera (2008- 2010), sacerdote lleno de espiritualidad, fomentó el fortalecimiento de la fe en la Comunidad Educativa. Estuvo acompañado en la Subdirección por el R.P. Antonio Mansen Bellina. En esta gestión se actualizaron los Reglamentos del Colegio, se rediseñó el Portal Web institucional, se reestructuraron las salas de cómputo renovándose todas las computadoras con otras de última generación.
  • R.P. Jorge Castillo Villanueva (2011-2013), joven sacerdote muy dinámico en cuya gestión se renovó nuevamente el mobiliario de todas las aulas, se inició la implementación de las aulas con proyectores multimedia y pizarras digitales. En noviembre del año 2013 se inauguró las instalaciones del Nivel Inicial empezando a funcionar en el 2014; sin embargo, el logro más significativo, sin duda, ha sido la Certificación de Gestión de Calidad ISO 9001 otorgada en el mes de agosto de 2013.
  • R.P. Jorge Marcelo Vásquez Carbonell (2014), completó la implementación de pizarras digitales en todas las aulas y dirigió y supervisó el trabajo de todos los Procesos del Sistema de Gestión de Calidad del Colegio, afrontando con éxito la Auditoría de seguimiento realizada en agosto del año 2014. Estuvo acompañado en la Subdirección de Formación por el R.P. Ricardo Urbano Otárola.
  • R.P. Daniel Odoma Igono (2015- …), actual Director, caracterizado por sus grandes virtudes personales y una profunda vocación de servicio, está conduciendo el Colegio con mucho acierto, respetando el papel de los colaboradores. En su primer año de gestión, se ha mejorado la infraestructura del colegio empezando con el Nivel Inicial con la construcción del techado del patio de formación y de los juegos mecánicos; también se ha renovado el piso del Coliseo cerrado con parquet, nuevos baños, la actualizacion del Reglamento Interno del Colegio, etc

Sacerdotes que sin ser Directores han dejado una inolvidable huella en su paso por el Colegio:

  • José María Urbiola, Jacinto Ojeda Cárdenas, Aurelio Garrido de la Matta, Juan Antonio Díaz Bilbao, Epifanio Cenoz, Juan José de Arbilla, Jesús Martínez de Antoñana, Patrocinio Oquiñena, Melitón García, Domingo Zuñiga, Benjamín Meléndez, Pedro Herrero, Victorio Robles, Francisco Abejón, Narciso Magaña, Juan Rodríguez, Max Berendson, Antonio Mansen, Ronel Chipana, Rolando Málaga, Javier Travieso. También son dignos de mención los hermanos religiosos: Juan Píriz, Jorge Díaz, Wilber Carbajal y el actual motivador y propulsor de la acción pastoral en el Colegio, el Hermano Ray Ocola.

Profesores laicos que, por su acción educadora, también forman parte de la historia del Colegio:

  • César Díaz Lescano, Ricardo Wilson, José Salazar, Efraín Herrera, Fernando Ramos, Gonzalo Guevara, Tomás Segovia, Cristian Angeludis, Oswaldo Ché, Alberto Pinillos, Napoleón Cieza, Adriano Perales, Héctor Villanueva, Napoleón Salcedo, Juan Urbano, Zósimo Amado, Julio Campero, Próspero Burgos, César Vásquez Pita, Ubaldo Urra Porturas, Wilson Palacios Gutiérrez, Carlos Baltodano Azabache, César Huaccha Alcántara, Percy Gonzáles Silva Santisteban y Jorge Méndez Marín.

El Colegio Claretiano de Trujillo mantiene el compromiso de hacer de la educación un proceso social encaminado a la formación de personas activas y transformadoras, capaces de proyectarse como ciudadanos a obrar en bien de la sociedad, porque:

¡SER CLARETIANO ES SER CADA DÍA MEJOR!

 

 

Top